martes, 3 de febrero de 2015

La endodoncia no acabada por calcificaciones del canal o fractura de instrumentos

La entrada de esta semana he decidido que sea sobre la opinión general de muchos dentistas sobre que si tenemos un diente que vamos a endodonciar o estamos en camino de hacerle una endodoncia, y nos encontramos que el canal está calcificado podremos dejarlo sin tratar, ya que está calcificado y eso ha sido una respuesta del diente a la agresión de las bacterias que forman parte de la caries.

En primer lugar, voy a aclarar que el hecho de que nosotros no podamos meter una lima(por fina que sea) no quiere decir que ahí no existiese un conducto radicular, ya que en muchos casos, como es bien conocido la anatomía del os canales es caprichosa y a veces hay estenosis y curvaturas de los mismos que no permiten que pasen nuestras limas, lo cual implicaría que nuestro conducto no está calcificado, por lo que nos lo estamos dejando sin tratar

No obstante hay muchos clínicos que se preguntan: ¿entonces por qué vemos esas endodoncias de culo que van tan reeeeebien y otras de lujo que no funcionan? Pues esto es algo un poco más complejo de entender si no nos hemos parado a pensar en que el diagnóstico pulpar y periodontal que debemos emitir antes de decidir hacer una endo o no, y es por ello por lo que debemos conocer las bases de la biología pulpar que tanto cuesta entender cuando nos lo mal-explican en PTD (o al menos a mi me lo explicaron mal y a muchos alumnos que he tenido)

Imagen 1 corte tomográfico de lesión originada por canal sin tratar por instrumento fracturado

Ante una agresión como la caries, la pulpa sigue un patrón degenerativo siempre en sentido corono apical y desde la parte más próxima a la agresión a la más alejada, y es por esto que cuando nosotros realizamos una pulpectomia, si la misma abarca tooooda la pulpa afectada por los cambios degenerativos del órgano pulpar  y la ponemos en contacto con materiales estériles podremos tener una endo de pena con un resultado excelente.

Además hay que decir que el hecho de que no seamos capaces de apreciar radiográficamente ningún proceso apical, y veamos la endo en una longitud, conicidad y sellado adecuado no quiere decir que no exista ningún proceso inflamatorio y que nuestro magnífico sistema inmunitario, que se ha forjado a base de miles de millones de años de evolución contra estas bacterias, no esté trabajando de una manera altamente efectiva conteniendo el proceso localizado en el lugar del foco infeccioso. Esto es debido a que en una radiografía convencional solo apreciamos las lesiones cuando perforan las corticales, o al menos la cortical vestibular, y este es uno de los motivos por los que no debemos tomar una placa como una fotografía del caso.

Imagen 2:Aspecto de la visión al microscopio de un instrumento fracturado. Se dijo a la paciente que el canal estaba calcificado. 
Pero todo este supuesto que ocurre no puede condicionar nuestra manera de trabajar, porque el hecho de que nuestra endodoncia no sea hoy un fracaso, puede serlo en un futuro, y todos los que nos dedicamos a esto deberíamos al menos procurar intentar que los que ponen implantes lo hagan lo menos posible, al menos donde estaban los dientes que hemos endodonciado nosotros(es que no me hice dentista para quitarle todos los dientes a la población Española, ¿no se nota? aunque crea que los implantes están bien, procuro que se limite su colocación al máximo...)

¿Y entonces que debemos hacer? Pues lo que nos gusta decir a los endodoncistas: limpiar, desbridar y preparar y sellar el sistema de conductos radiculares, y solo así podremos aproximarnos al éxito ese de la endodoncia superior al 95% que dicen los libros(aunque otro caso es la restauración posterior...que también condiciona la vida de nuestro maltratado diente), reduciendo al mínimo la posibilidad de que nuestro éxito lo tengamos que dejar en manos del sistema inmune de nuestro paciente. 

                                                                    
imagenes 3, 4 y 5. Tratamiento del caso anterior con postoperatorio inmediato
¿Y si no somos capacees de tratar un canal calcificado o un instrumento fracturado? pues será el momento de sacar toda nuestra artillería pesada e intentarlo por medio de nuestro micro y nuestra paciencia, pero en ningún caso deberíamos llamar a eso endodoncia, ni mucho menos continuar todo el plan de tratamiento como estaba previsto en el inicio, ya que de antemano es un fracaso (otra cosa será que continuemos con un tratamiento integral si el paciente ha sido avisado y es peor el remedio que la enfermedad...)



Bueno, en fin que las endos hay que terminarlas, y eso de que lo que esta calcificado está bien es un paso para que un comercialucho de esos que chupan euros de esta profesión y de todos los nuevos dentistas pueda decir que de endo nada te, que como fracasa, te quitamos ya el diente y te ponemos unos implantes y le cuele un gol de esos que son tan especialistas en colar a un pobre paciente confiado( bueno, y mejor ni hablo de los profesionales que lo hacen así porque a esos había que crucificarlos). Saludos!!


3 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo, siempre se aprende algo nuevo.
    Aprovecho para recomendar un portal dedicado a odontólogos en el que tienen una agenda de formación muy completa, útil para reciclarse.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buenos dias me hicieron una endodocia y un conducto esta a la mitad el doc dice que es por calcificacion vine donde otro doc y me dice que debe hacer denuevo la endodoncia que debo hacer

    ResponderEliminar
  3. Hay conductos que no los abrirás jamás, ni con varita mágica, en esos casos puede optarse por otras alternativas como la apicectomía. En todo caso, existe el concepto de "pronóstico reservado", explicarle al paciente la situación y decirle que el diente podría perderse más adelante. Aún así hay que hacer siempre todos los intentos posible para "negociar" un conducto calcificado.

    ResponderEliminar